Alejandro Aura

Mis poemas y otros escritos.

El empaque perfecto

Posted by aura en Lunes, 6 agosto, 2007

Le deberían dar un premio, dije de buenas a primeras. Sí, mira, es térmico, prácticamente inviolable, biodegradable, ligerísimo, abrefácil, bonito –aunque esto siempre puede estar a discusión, lo acepto; resiste sobre sí mismo un peso de varias toneladas pero no necesita ningún instrumento ajeno a la mano humana para abrirse; cede a una presión mínima del pulgar y el índice aplicada en el lugar preciso; envuelve el producto por el mismo costo –o más bien dicho, sin costo- durante su creación, su desarrollo, su almacenamiento y su comercialización; a pesar de su extrema ligereza protege su contenido de tal modo que jamás ocurre que lo encuentres roto. Y para colmo, reciclable: se ha comenzado a usar para fabricar combustible. Fernando me miraba con unos ojillos desconfiados, así como él mira con su milagrosa infancia conservada a lo largo de la vida, pensando que se trataría de alguna broma, que saldría con una ocurrencia, porque para charada ya era muy largo. Me entusiasmé con el juego porque él me siguió escuchando con atención complaciente. Yo le daría el premio mundial de empaque o haría que la FAO lo declarara Ejemplo Mundial de Diseño de Envoltura, añadí pícaro. Su enorme sonrisa me estimulaba.

Nos distrajimos sin poder evitarlo cuando en el sentido contrario de la escalera eléctrica del almacén donde acabábamos de hacer la compra nos cruzamos, porque así son los encuentros ineluctables que el destino tiene preparados a todos los mortales, con una muchacha tan bonita, tan de verano, tan fresca y luminosa que daban ganas de que le escurriera vinagreta por la boquita para chupársela. Nos miramos y supimos que ambos observábamos lo mismo, y todos los demás faunos y sátiros que íbamos en la escalera o andábamos por la tienda, de seguro también.

Pero seguí con el tema. Aunque el asunto no tiene nada que ver con sus características como lo que es -la legumbre mejor empacada en la historia de las envolturas-, es uno más de los muchos productos que México y los Andes han dado al mundo, y vaya que el mundo lo ha aprovechado. Alimenticio y sabroso, y en lo social, tan oportuno como discreto. ¿En qué bar que conozcas no te ponen un platito con un puñado? ¿En qué línea de aviación que hayas volado no te dan una bolsita con unos pocos tostados de una u otra manera? Fernando se divertía con mi apología tal vez pensando que, como de costumbre, podía yo estar jugando un poco con las palabras, haciendo hipérboles. Pero juro que no, si es que aquí cabe un juramento. Al contrario, sólo había descrito hasta el momento la cáscara y no había hecho más que presentar sus pequeños frutos -tan llenos de virtudes- sin haber dicho su nombre, del que ya hablé en “Se está tan bien aquí”, a propósito del Diccionario de la RAE, aunque los pueblos del Caribe lo llaman maní. Salimos de la tienda contentos, acalorados y con el impulso de abrir la bolsa de cacahuates acabada de comprar para que Fernando comprobara mi teoría del empaque perfecto.

Anuncios

4 comentarios to “El empaque perfecto”

  1. Y pese a todo, sigue siendo humano.

  2. MacVamp said

    Eso, eso c-a-c-a-h-u-a-t-e 🙂

    Yo jamás me acostumbraré a que aquí lo llamen “cacahuete” ni mucho menos “cacao”, que a cómo tienen la costumbre de decir: “Dame unos cacaos” :/

  3. Maestro Aura.
    Sé que éste no es exactamente el mejor lugar para pedirle esto pero… podría usted reproducir en este blog su relato de Café Piccolo. Tengo la mala costumbre de prestar libros y el volumen que traía ese melancólico texto no he vuelto a encontrarlo por lado alguno. Por otro lado, acabo de enterarme del secuestro de su blog, lo cual comentaré de inmediato en el mío http://enmedio.wordpress.com
    Un abrazo desde el sur del DF.

  4. Leoncito said

    No solo el empaque es extraordinario sino que el contenido mismo sobrepasa el objetivo de cualquier alimento ya que sirve de desayuno, almuerzo y cena, no por su valor alimenticio por cierto… estoy hablando de las minusculas bolsitas que generosamente nos ofrecen las lineas aereas a bordo de sus vehiculos que mas parecen huacales llenos de pollos. Ah que tiempos aquellos en los que ……………….!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: