Alejandro Aura

Mis poemas y otros escritos.

Chorizos en vacaciones

Posted by aura en Lunes, 13 agosto, 2007

Es agosto; no hay nadie en ninguna parte. Lo que ya se entiende que es un modo de hablar, porque haber, hay. Vas por la calle y te encuentras con montones de turistas, algo de gente hay para atenderlos y una curiosa fauna que trabaja por su cuenta para despelucarlos. Pero muchos comercios están cerrados, muchos puestos del mercado tienen echadas las cortinas y no hay una oficina en donde estén laborando. Excepto, claro, los servicios indispensables. Por ejemplo la expedición de pasaportes de los consulados, porque la afluencia de turistas a los que les robaron la cartera con el dinero, las tarjetas, el pasaporte o los boletos de avión, o todo junto, es constante. Y ni modo de que alguien preocupado por el asunto, como yo, se vaya al aeropuerto a advertirle al que llega que tenga cuidado porque la cantidad de carteristas que hay en el centro de Madrid, en las calles obligatorias para ir a los museos, a Puerta del Sol y a la Plaza Mayor, sobrepasa la de mosquitos que pueda haber en el trópico. Lo peor es que la policía no está en posibilidad de hacer nada porque la legislación no lo considera delito sino falta administrativa; o sea, los detienen, se los llevan, los regañan y los sueltan. Y corren a donde te dejaron a ver si te acaban de esquilmar.

Bueno, ningún lugar es perfecto. Nada más necesitas que alguien te advierta que dejes los pasaportes y los billetes de avión en la caja de valores del hotel, que traigas poco dinero en efectivo y que la cartera no se te ocurra ponerla en una linda y cómoda bolsita riñonera o en algún compartimento de la mochila que tan muellemente te burrificas en la espalda, porque ten la certeza de que cambiará de dueño, sino que te la pongas lo más cerca de lo más intocable que tengas, para que sientas al primer intento de la mano sutil el inefable tacto y puedas darle un manazo: ¡éitale, chingao, dejamos áhi! Y verás que el chorizo –un chorizo es en el habla popular de acá, además del embutido, un ratero- o la choriza, porque las más de las veces son mujeres y con no poca frecuencia madres cargando su criatura, no se arredra, te mira con suficiencia retadora y despectiva desconfianza y sigue rondándote hasta que logras escapártele como si fueras tú quien está en falta.

Las agencias de viajes debieran advertirte; en las líneas aéreas, así como te dan un formulario para rellenar si no eres ciudadano de la Unión Europea, te debieran dar un instructivo sencillo como este que yo te estoy dando para protegerte. Hubo un momento en que Japón sí advirtió a sus ciudadanos a lo que estaban expuestos y disminuyó drásticamente su presencia en España, que tiene un altísimo ingreso proveniente del turismo. Pero qué va, nadie dice nada al respecto, como si fuera algo natural e insignificante, pero ah cuántas vacaciones echadas a perder, cuántos malos tragos pasan por el consulado, cuántas frustraciones evitables y lamentaciones ya inútiles en los mostradores de los hoteles. Tengan cuidado, paisanos, los chorizos notan luego luego que uno no es de aquí y se lanzan sobres. Eso sí: las denuncias en las delegaciones de policía se hacen con rapidez y eficiencia. Algo es algo.

Anuncios

5 comentarios to “Chorizos en vacaciones”

  1. tere monterrubio said

    Pronto, pronto me pondré los pocos euros que ahorre en el lugar mas escondido de mi ser, pero valdrá la pena.

    Tu aureola favorita.

  2. Leoncito said

    Pues nada querido Alejandro, que tu comentario sobre los rateros nos llega un anio tarde, pero ha servido para poner a flote tristes recuerdos de nuestro viaje a Buenos Aires en donde en compania de Susana Glantz y consorte, me abrieron el back pack y voila! pasaportes, boletos de avion, cartera con tarjetas de credito, fotos y demas chunches que uno quien sabe por que carga consigo. La sangre se me desplomo hasta el dedo indice de los pies. El corazon a mil por hora, el rostro transparente y demas sintomas nada agradables. Y claro, de ahi a la estacion de policia y luego al consulado, una pesadilla digna de los profundos avernos. Y si, habiamos sido prevenidos, pero a nadie se le ocurre que a uno le pueda suceder eso, a los otros si, a uno no hasta que le sucede. Vaya este comentario para quienes tengan planes de viaje, y como dices bien, las cosas de uno lo mas cerca del “aquellito” para sentir la mano diestra que no se atreveria a bajarnos el ziper para ver que llevamos debajo de los calzones.
    Un abrazo fraternal.
    Leoncito.

  3. Paty Ordóñez said

    ¡Brujo!… ayer mismito, en el corazón del Centro de la Ciudad de México, me despojaron de mi celular… ¡me cago en la madre que los parió!…
    En fin… ya hice la tramitología… pero tengo un berrinche marca ACME atravezado de sur a norte y de oeste a este… ¡¡¡”#%(&##%&$%/!!!

  4. Blanche Petrich said

    Eso de los chorizos amantes del contenido de las comodísimas y traidoras bolsitas riñoneras rondando las cercanías de la casa de los Aura (y de otros atractivos turísticos de Madrid, como El Prado, El Retiro y otros) como que me suena, me suena … Y eso de los consulados laborando a deshoras para reponer los pasaportes choriceados a pocas horas del vuelo de regreso también como que me suena, me suena …

  5. Armando Adame said

    Burgos: “Villanos mátente Alfonso/villanos que non fidalgos/con cuchillos cachicuernos/ no con puñales dorados”, le decía Mío Cid al rey en Santa Gadea, para sacarle el juramento de que no había matado a su hermano, antecesor en el trono para sentarse en él. Don Rodrigo, un vasallo muy democrático.Me lo saludan. Armando Adame

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: