Alejandro Aura

Mis poemas y otros escritos.

Ecatepec de Morelos

Posted by aura en Jueves, 27 septiembre, 2007

Empezó la balacera. Sin más preámbulos nos fuimos a Ecatepec a lo que vine, a presentar el libro que dio origen a este diario tenaz y persistente en que cada veinticuatro horas aparezco en escena a decir mis parlamentos con más o menos acierto. Hay veces –lo sé porque llevo muchos años en el oficio- que mi actuación resulta más convincente y luminosa, más cercana al personaje imaginado, y otras, se diluye en el concierto como aportación para la trama. Así es y nadie se asombra. Lo que trato de evitar es la rechifla que se lleva el que descorazona a sus espectadores.

Ecatepec es una ciudad de tres millones de habitantes, un municipio enorme que forma parte de esa desproporción que llamamos la ciudad de México, ese amontonadero de barrios, pueblos y ciudades que se abrazan y hacen una unidad descomunal. Está hacia el norte y ha tenido la paciencia de ser gobernada en estos recientes tiempos de alternancia por alcaldes de los tres partidos grandes que sustituyeron a la dictadura de uno solo. Esto le da la esperanza de que algún día mejorará; por lo pronto el que no haya reelección hace que cada tres años todo tenga que empezar de nuevo: estilo y promesas, aciertos y saqueo. Igual que en todo el país cuya clase política se niega a modificar la ley para que el que sirva para gobernar pueda repetir periodos y organizar planes de mediano y largo plazo para su gobierno. Todos son administradores pasajeros cuyo futuro político no está en ser útiles en donde están sino en desplazar a los demás para llegar al siguiente puesto de la escala.

Como desde que llegamos no ha llovido, aunque nos dijeron que hasta la víspera el agua no había dado reposo, y fuimos contra corriente con los horarios porque es ciudad dormitorio, el tránsito estaba fluido y en un tiempo más que razonable estuvimos en el centro de una ciudad tan grande como les digo y con abundantes valores arqueológicos, históricos y naturales que con un poquito de voluntad, conocimiento, inversión y respeto, le darían lugar en el mundo, pero eso necesita un proyecto de gobierno superior a los tres años que duran por obligación, ¿y qué alcalde lo va a emprender? ¿para dejarle la mesa servida al adversario que le suceda?

Por lo pronto, en el auditorio del edificio del Ayuntamiento leí mis poemas ante un público conformado en su mayor parte por miembros de una cruzada de fomento a la lectura que el actual gobierno local ha emprendido: Libro Club de Ecatepec, y compartí con ellos la enorme emoción de haber sido hace años parte creativa de esa iniciativa cultural de gobierno.

Y ahora nos estamos apurando a cumplir los ritos matutinos porque nos vamos a Oaxaca a seguir con el periplo. Y allí tiene que ser de lujo porque son los editores. Me llevaré por supuesto la herramienta, pero si no encuentro cómo conectarme con las estrellas que hacen que lo que escribo aquí lo lean en cualquier parte del mundo al instante, quizás haya nuevos desajustes de horario, tengan ustedes paciencia y comprendan que no todo el monte es orégano.

Anuncios

3 comentarios to “Ecatepec de Morelos”

  1. Luis Aura said

    Qué curioso que el día de mi cumpleaños anduvieras por Ecatepec, tan cerca de donde vivía mi madre. Tan cerca de donde tu primo José Luis hizo su última gracia, en fin, coincidencias. Suerte en la gira. Cuídate mucho. Salu2

  2. Tan cerca y tan lejos, yo vivo del otro lado del cerro, ese que divide la ciudad de México del Estado, y me lo perdí, ni hablar, algún día. Suerte con la gira, aunque, no la necesitas.

  3. Sylvia said

    Oye, Alejandro,
    de verdad gracias por lo que nos compartiste el miércoles.

    Qué distinta experiencia es escuchar poesía en voz del autor, que leerla. Me ha maravillado. Y los poemas que ya concía cobraron un color distinto, una textura distinta.

    Me emocionó tu lectura de Despedida. Diría que hasta las lágrimas si no fuera pudorosa y si no fuera un lugar tan común. Pero me tocó en lo profundo.

    Y de Relato de un náufrago y Una historia de amor, lo que te quiero decir es que me gusta que tú, un poeta aural (lo que sea que eso signifique), escriba poemas de sucesos que, por horribles y cotidianos, preferimos no mirar.

    Gracias.

    Atte. Sylvia, la chica que les acompañó en el auto de vuelta al DF

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: