Alejandro Aura

Mis poemas y otros escritos.

Sierra Hermosa

Posted by aura en Sábado, 13 octubre, 2007

Por el camino a Saltillo se llega al municipio de Villa de Coss y un poco adelante, si uno entra hace veinticinco o veintiseis años, con su Mercedes Benz ya entonces antiguo y arriesgado de sobra a venir a tan colmada lejanía, por unas veredas de tierra sin señalamientos, camino más para pezuñas y herraduras que para vehículos de motor, oteando, a un lado y otro, desierto, cactos, tierra dura, plantas bajas y espinosas, guiado por alguien que haya pasado allí su niñez, llegará tarde o temprano a Sierra Hermosa, una hacienda en ruinas rodeada de un caserío, que se quedó allí fuera del tiempo, sin luz eléctrica ni pavimentos ni nada que la ubique temporalmente en el momento en que llegamos a esa sorprendente visita al pasado. Todo es quietud y silencio. Sólo las voces de los animales se adueñan de la conversación de la tarde. El tono para recibir al recién llegado es bajo y comedido. La emoción tiene la mecha hacia adentro. El aspaviento no pertenece a este mundo. La prisa es mercancía que no se expende aquí, en donde no se expende casi nada.

Vivía todavía entonces en su pequeña casucha un hombre de más de noventa envuelto en un sarape, enjuto, casi quieto, casi inexistente, que hacía el pan calentando su horno con leña dura del desierto. Me dijeron de él que había sido panadero de la hacienda cuando ésta pertenecía a un sistema ganadero que recorría como arteria más de la mitad del país hasta llegar a la capital por puras tierras propias. Cuando los señores pagaban a la peonada con vales de la tienda de raya; antes de que la peonada encontrara como destino laboral irse de braceros al otro lado. En su sala de trabajo, de la mayor humildad, con su mesa y su horno, había ido guardando el calor de la memoria durante décadas para hacer el pan. Yo quise, pretencioso y ajeno, comprar todas las piezas del canastito porque me hallé con el pan más sabroso que he probado en mi vida, pero el viejo se opuso; no podía hacer más hasta el día siguiente y no era cosa de dejar a los otros sin lo suyo.

Juan Manuel de la Rosa me llevó a conocer su tierra y las impresiones que tengo son indelebles, y eso que nada más las he vivido por encima; esa vez y otra, que fuimos a llevar unas cajas de libros para proponerles que hicieran un club de lectura. Ya entonces habían cambiado las cosas: por arriba del arco, en medio de la puerta de la hacienda, como una estética nueva, pasaba orgulloso y orondo el cable de la electricidad. Y anoche estaban, en la inauguración de la exposición de Juan Manuel en el Museo Felguérez, de Zacatecas, un montón de personas de Sierra Hermosa; sobre todo niños de los que acuden al club de lectura. Vinieron a la capital a ver la luminosa exposición de su paisano; la que tiene en abstracto todo su entorno, toda la riqueza que ellos conocen, la luz, la profundidad, la discreción, el silencio, los lujos de oro del desierto.

Anuncios

4 comentarios to “Sierra Hermosa”

  1. Paty Ordóñez said

    ¡Ah!… cómo olvidar aquellas no tan lejanas épocas en que Las Aureolas andaban de pueblo en pueblo, de ciudad en ciudad, de país en país… y formación T en B*, nos lanzábamos, libros al riestre, comandados por el Alejandro, a inaugurar clubes de lectura…
    Aún subsisten muchísimos de ellos, con mucho, poco o regular éxito… pero que siempre dejando huella… otros más siguen viento en popa, con la biblioteca personal de algunos de nosotros … ¡ah!… mira tú, si serán perdurables que se convirtieron en “Libro Clubes”, al amparo de… bueno… siguen y siguen y siguen…

    * T en B = Todos en bola.

  2. Benjamín Bautista Barba said

    Este año visité La Ex- Hacienda Sierra Hermosa por segunda ocasión…la sensación que te provoca el silencio del desierto es inexplicable…los caminos de polvo suelto que de pronto se dividen y te hacen dudar si vas por el correcto nos confrontó constantemente. Hace un par de años fuimos para celebrar “Un danzón en el Desierto” invitados por Juan Manuel de la Rosa y en aquella ocasión la travesía a través del mismo fué parecida…en esta ocasión creíamos que sería fácil dar con el sitio debido a que lo visitábamos por 2da. ocasión…¡que ingenuidad!…solo cactus, huizaches y uno que otro mezquite al paso, con gusto hubiera cambiado el auto por un camello, caballo o hasta un burro, medios más adecuados para el trayecto, hora y media perdidos en la inmensidad…descubrimos que el silencio del desierto nos confronta con nuetros propios ruidos interiores…acallados por el ruido citadino…saliendo de nuestro entorno de confort nos sentimos altamente vulnerables ¿seríamos capaces de subsistir en ese sitio sin gasolina, celular, ipod, agua. alimentos ?…nos dimos cuenta que somos tan ingenuos (por no decir otra cosa) que ni brújula, lámpara de pilas, y ropa adecuada llevábamos, solo el deseo de regresar a ese sitio mágico, de leyenda, donde la pequeña población siempre recibe al visitante con amabilidad, compartíendole lo mejor de su mesa, de su calor humano, siempre dispuesta al servicio en comunidad que los ha fortalecido y les permite soportar lo inclemente del sitio.
    Música de banda zacatecana, danzones, marchas,boleros, un improvisado trio con dos músicos locales (guitarra y violín) acompañados en esta ocasión por el maestro Corrales, el mejor flautista concertista en la Habana Cuba, que además se dió a la tarea de cocinarnos una noche lechón a las brasas, ballet folclórico de un pueblito perteneciente a San Luis Potosí pero hermanados por el desierto…dice Juan Manuel de la Rosa que las divisiones geográficas solo son un accidente político que divide…pero la razón y el corazón no hacen caso de ellas, Danzoneros ataviados con sus ropas características y zapatos bitonales deleitando a los presentes, niños aprendiendo a bailar ese ritmo, un taller de canto y música coral infantil que dió frutos en el escenario cantando algunas obras, un taller de arreglos florales, otro más de literatura infantil en el cual se escribieron 32 cuentos por los alumnos premiando a los 6 mejores, cerrando con broche de oro la iauguración de la casa cultural en la antigua escuela urbana recientemente restaurada y gozando de la exhibición de obras de los más importantes artistas plásticos de México que donaron obra para la ocasión (montaje realizado por los Migueles Angeles,padre e hijo), fueron algunas de las actividades más sobresalientes de este Festival Cultural de Sierra Hermosa 2011, donde lo más sobresaliente fué el trabajo de la comunidad, lidereados por los maestros de la escuela Benito Juárez y los trabajadores de la cooperativa de los telares, sin descartar el entusiasmo de la cabeza de todo esto, Juan Mauenl de la Rosa< que para coronar este evento logró llevar al pueblo la campana de bronce que le dará voz en los años siguientes…campana que dicho por la maestra…unirá al pueblo con su tañido, romperá el silencio…le dará su propio tono…y lo convocará siempre que sea nacesario, recordándole que solo unidos podrán continuar la dura lucha por la vida en sitios como Sierra Hermosa, donde parece haberse detenido el tiempo…

  3. Gustavo Rodriguez O. said

    He andado ese mismo camino y llegado a igual destino, expectante de conocer lo que en alguna de sus conversaciones Juan Manuel de la Rosa nos había contado y efectivamente, indeleble el recuerdo; Aura nos acompaño con la lectura de alguna de sus prosas y con muchos de sus dichos y recuerdos.

    • Benjamín Bautista said

      Asi es Gustavo, pero la realidad siempre supera a las palabras no es así? Sierra Hermosa es un sitio que en silencio mantiene permanente la cita para volver…el espíritu del hombre requiere de sitios así para reencotrarse consigo mismo.
      Gracias Sierra Hermosa por permanecer ahi con tu quietud, al duro rayo del sol por el día y expuesta al frío penetrante de la noche, pero siempre estoica, firme y tenaz, en espera de alguien siempre dispuesto a descubrirte y amarte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: