Alejandro Aura

Mis poemas y otros escritos.

Página errática

Posted by aura en Lunes, 5 noviembre, 2007

Ahí anda, como siempre, el colibrí. Debe andar buscando su mirruñita de dulce para seguir impresionando a los espectadores. De pronto se queda quieto moviendo las alas con tal rapidez que uno ni lo nota y un instante después se esfuma vertiginoso hacia los camerinos a prepararse para la siguiene escena. Parece que existe y parece que no existe al mismo tiempo. Cada aparición es de aplauso. Yo estoy aquí, sentado con los pies sobre una mesa mirando por el ventanal y el colibrí no acude. Viene cuando le gusta. Es sorpresivo y deslumbrante. Acá adentro hace frío, afuera hay un sol caliente y rotundo. Se exhibe para mí y cada vez que sale me brota una multiutud entusiasmada que lo ovaciona como a una gran estrella. Tiene sus plumas verdes, azules y tornasoles pero debajo no sabemos de qué colores se vista, es absolutamente recatado. El colibrí tiene un tiempo diferente al mío. Y está para deslumbrarme.

Iba yo a escribir de alguna otra cosa pero esta contingencia de la luz me distrajo y perdí la secuencia que había ilado dentro de mí. Con frecuencia me sucede que tengo pensado un tema y cuando empiezo a escribir me voy por otro lado. Pero la verdad es que quería escaparme del obligado tema: la tos, los pies hinchados, las rodillas flojas. Tenía otra escapatoria: desde que amanecí tenía unas palabras obsesivas que me venían una y otra vez: Si como afirma el griego en el Cratilo /el nombre es arquetipo de la cosa /en las letras de rosa está la rosa /y todo el Nilo en la palabra Nilo. Y no porque pensara en Borges sino porque pensaba en esas palabras, fueran de quien fueran, igual que ayer o antier tenía obsesión por: Nadar sabe mi llama la agua fría/ y perder el respeto a ley severa. Qué chistoso, se me instalan esas palabras como si no fueran de nadie, como si yo estuviera apenas construyéndolas y tuviera que desentrañar su significado. A veces es una canción de Agustín Lara o de José Alfredo Jiménez. O algo tan simple como Somos indítaralas michoacanítaralas que lo paseámorolo por lo jardín. Y lo repito y lo repito hasta que se me pega como calcomanía en no sé qué rincón de la memoria.

Por un lado tengo sobresalto por la hora; ya pasa mucho del mediodía y yo estoy tan tranquilo escribiendo palabra a palabra un sinsentido, una errática página que no va a ninguna parte. Tiene que ocupar un espacio y está obligada a no ser estúpida, fuera de eso tiene toda la libertad del mundo para ser como quiera. Y, claro, me representa, sale en mi lugar a dar la cara a los demás, por eso hoy va tan lenta, tan sin entusiasmo, tan a tontas y a locas, como si no estuviera bien de su salud o de su ánimo.

Anuncios

3 comentarios to “Página errática”

  1. Gerardo Martinez said

    Cada que veo un colibri tambien recuerdo las palabras de Walt Whitman acerca de la vaca paciendo. En el medio urbano los colibris (o colibries?)son ya una rareza, por lo que el que puede atestiguar dicho milagro puede darse por bien servido sino es que se autodenomine elegido o iluminado. Segun mi hermana, el colibri o la mariposa que se nos acerca y revolotea cerca nuestro o sobre nuestra cabeza, es el alma de un ser querido ya fallecido, que nos viene a visitar y darnos a entender que está bien, que no nos preocupemos, y aunque para mi ser racional esto no es concebible mi ser sentimental lo admite sin discusión. Felicidades y mis mejores deseos para que su salud mejore.

  2. Es increible lo que un pequeño colibrì puede hacer en el ànimo de poeta como usted; que bueno que asì sea, que lo ayude aunque sea por unos momentos a olvidar las cuitas de nuestro diario vivir.
    Todos los dìas leo su bitacora, ya se me està haciendo indispensable
    dar click y entrar cotidiànamente a este su espacio.
    Le mando un afectuoso saludo y mis deseos de que dìa a dìa recobre su salud.

    Marìa Gonzàlez

  3. Rocío Macías said

    Esas frases o palabras que se le pegan a uno y están todo el día dale que dale, hasta canciones que uno ni conoce, pos ahí aparecen y luego uno no sabe ni por qué. Pero que bueno que apareció ese colibrí, dice mi mamá que quiere decir que viene la buena suerte. Es lo bueno que viene para ti, lo que trae el colibrí que es protagonista de la canción de Virulo y de otra de Silvio Rodríguez.
    Encantador y emotivo homenaje que te prepararon los que te quieren para invitar a los que te queremos. Muchos besos y abrazos para ti y para la milagrosa Milagros. Rocío M.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: