Alejandro Aura

Mis poemas y otros escritos.

Algunas cuentas

Posted by aura en Lunes, 26 noviembre, 2007

El miércoles aparecerá el último de los poemas del libro Fuentes y desde el jueves habrá que vérnoslas con el que sigue: Poeta en la mañana. Pero ahora veo con horror que son sólo treinta y ocho poemas, o sea que se acabarán muy al principio del año, antes de que la bitácora cumpla su primer aniversario, que será el 20 de febrero. Así que en enero sería cosa de empezar con otro libro anterior en el orden cronológico de su publicación, como han sido los otros, pero entonces no cuadraría con la fecha del aniversario, andaríamos a medias. ¡Qué predicamento! Hay que buscar una solución numérica posible; ver cuántos días quedan desprotegidos y buscar entre mis obras una que embone con los días. Creo que tengo la solución pero necesito hacer bien las cuentas. O sea que también las matemáticas tienen algo que ver con esto de la poesía, al menos para hacer que el número de poemas publicados cuadre con el de días de la página.

Y luego habrá que ponerse a sumar número total de hojas –porque no quito el dedo del renglón de que algún editor se anime y lo publique en papel-: trescientos sesenta y cinco días a una o una y media página por día, hace como quinientas; más los poemas, que son otras tantas, andamos cerca de las mil. Ahora que muchos poemas son bastante menores que una página, algunos son unas cuántas líneas. Un buen editor podría hacer tal diseño de libro que fuera ligero y transportable. O que fuera de fácil comercialización por correo, porque esa es otra, que se distribuya por internet y no necesariamente por las vías tradicionales, así sería más fácil hacerlo llegar a cualquier parte del mundo, como llega por esta vía. Ojo, editores, esa es una posibilidad que a mí no se me había ocurrido. Lo que no me parecería bien es que se hiciera con letra pequeña o con cajas apretadas y amontonadas, de esas que asfixian a los lectores. No hay como los libros de lectura cómoda y holgada. Otra opción es hacer dos tomos, pero si al editor no se le ocurre una buena estrategia para justificarlo creo que sería absurdo hacer Tomo I y Tomo II, ni que qué.

Pero bueno, mírenme, haciendo las cuentas de la lechera; ya estoy distribuyendo ejemplares, imaginándome el empaque y poniéndole hilos de cáñamo resistente sellados con lacre para su envío, y a lo mejor hasta haciendo números de las regalías por derechos de autor –podríamos aprovechar los ingresos extra Milagros y yo para hacer algún viaje pospuesto, quizás Grecia y el resto del mundo helénico, las islas del Egeo, la costa africana, el Helesponto, las Simplégades, la ruta de los Argonautas hasta el extremo de Colcos, al árbol del que sigue colgado el vellocino de oro custodiado por el dragón, que yo puedo vencer- y los días pasan sin que tenga el menor atisbo de interés por parte de ningún editor. Si hay alguien a quien se le ocurra una solución práctica para estas fantasías, mucho le agradecería que interviniera con alguna dosis de sentido común y me ayudara. No creo que sea tan difícil.

3 comentarios to “Algunas cuentas”

  1. María Elena Reynaldos said

    Don Alejandro,
    si se decide por la publicación electrónica, hay muchos editores. Varios de ellos son muy serios, pero creo que casi todos piden al autor una aportación ($) inicial. Yo he comprado ya “en línea” libros impresos en papel y digitalizados con estos editores: http://librosenred.com/
    No pierde nada con darse una vuelta…

  2. Querido Alejandro, creo que hay que tener en cuenta varias cosas para vender por Internet un libro tuyo.
    La primera es si quieres lidiar de verdad con un editor o no, y si te hiciera cosquillas la idea del “NO”, quizá en Milagros tienes una editora potencialmente excelente. Ella podría encargarse de diseñar el libro, incluyendo portada y distribución de contenido. La ventaja la tienes en que la elección de lso tipos y su tamaño, de colores y de acomodos varios podrías seguirla personalmente, de manera que quede algo completamente a tu gusto.
    Y si así se hiciera, debes tener en cuenta si vas a encargarte tú de la impresión (para lo que necesitarías un impresor y no un editor -ya que Milagros se habría encargado de la edición, y tú junto con ella de su cura) o de plano haces una versión “enviable” por medio de correo electrónico al comprador.
    Si tú imprimes, el precio del libro es uno; si dejas la impresión en manos del comprador-lector, el precio sería más bajo (ya que es el lector quien gastará en papel y tintas).
    En cualquiera de los casos deberás investigar la mejor forma de recibir los pagos de quienes compren el libro (sea versión impresa o electrónica), ya que deberás saber quién te compra y a dónde lo tienes que enviar (dirección postal para la versión impresa, o electrónica para la que enviarías por e-mail).
    Una idea de este tipo evitaría no sólo los intermediarismos de la distribución sino también los del dinero, y creo que habríamos varios lectores que estaríams contentos de adquirir cualquier versión.
    Bien, son ideas.

  3. Una cosa más: quiero pedir disculpas a Milagros.
    ¡Ya estoy sugiriéndote planes que la incluyen y no sé siquiera si ella estaría de acuerdo, si tendría tiempo como para dedicarle a estas cosas!
    Disculpas de verdad. Es odioso que dispongan de uno, y es justo lo que ando proponiendo.
    Si vale para aliviar mi culpa, debo decir que la imagino muy creativa y emprendedora. Será por eso que mi “switch” cerebral dio por descontado que podría ella quedar muy bien en el papel.
    Mea culpa, mea culpa.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: