Alejandro Aura

Mis poemas y otros escritos.

Archive for 31 diciembre 2007

Desde aquí los cuento

Posted by mrevenga en Lunes, 31 diciembre, 2007

Cielo Madrid

Posted in fotos | Leave a Comment »

Cuéntense bien

Posted by aura en Lunes, 31 diciembre, 2007

Hubo un tiempo en el que la ciudad de México puso en mi criterio y mis acciones la parte dependiente del gobierno local de sus servicios culturales –la vida es así de inesperada y rara-; con un grupo magnífico de personas ideamos cosas muy variadas para cumplir el encargo lo mejor que pudimos y aunque fue un periodo de gobierno anormalmente breve, logramos modificar algunas viejas lacras y darle un respiro a la ciudad. Propusimos una política cultural coherente y aplicamos a ejecutarla cada centavo del presupuesto, dos secretos invaluables que le paso al costo a quien le sirvan. Uno de los programas más notorios que hicimos fue convertir el Zócalo –la plaza central de la ciudad- en centro cultural, quizás el más grande del mundo, en el que ocurrieron y siguen ocurriendo, toda clase de actividades artísticas y celebratorias de participación colectiva, y ahí aprendimos a calcular más o menos –tantos metros cuadrados de pavimento, tantas personas por metro- cuál puede ser la afluencia de personas a un acto masivo. En los conciertos más exitosos, como Manu Chao, Café Tacvba o Los tigres del norte, en los que literalmente estuvo saturada la inmensa plaza, había unas ciento cuarenta o ciento cincuenta mil personas.

De modo que cuando aquí me dicen que hubo en Paseo de Recoletos, entre Plaza Colón y Cibeles dos millones de almas, no me queda más remedio que pensar en cuán delgados se conceptúan a sí mismos algunos españoles o qué manipuladores y exagerados son los organizadores de los actos. El objeto de la reunión de ayer, a dos meses de las próximas elecciones generales, era mostrarle al gobierno la fuerza de la iglesia católica en la vida española, y vaya si se nota, pues no sólo convocaron –acarrearon, decimos en México, porque pusieron miles de autobuses gratuitos desde toda la península para traer contingentes a la capital, en domingo y 30 de diciembre- a más de cien mil personas sino que el Papa mismo, por teleconferencia en una pantalla gigante se hizo presente aunque no pudo lanzar su mensaje por fallas en el sistema de audio. Para mí, que provengo de un estado laico, con clara separación de poderes –al menos cuando me formé y conocí el mundo, era así- es un escándalo que un jefe de estado extranjero participe en un acto político nacional sin que haya una clara respuesta diplomática de altos vuelos.

Alegan los obispos que en España ha habido un evidente retroceso en la defensa de los derechos humanos por algunas modificaciones a la legislación que se han hecho o se han discutido recientemente, como el matrimonio homosexual, el divorcio voluntario, la educación para la ciudadanía, el aborto en ciertos casos o la muerte asistida por decisión propia, todos programas de corte social que haciendo a un lado los prejuicios religiosos buscan mejorar la calidad de vida de las personas en una sociedad que no acepta ser obligatoriamente cristiana, como parece exigir la iglesia. Pero todo tiene matices y hay que estar al alba para ver por dónde se le asoma la cola al diablo, y para muestra baste un botón al que ayer no se le dio ni una puntada: un encanto de obispo español declaró esta semana, a propósito de la pederastia, que hay niños de doce o trece años que no solo aceptan los acercamientos indebidos sino que los pobres curas tienen que cuidarse, ¡porque los provocan! Y toda la Iglesia calló. ¡Aguas, se le ve la cola!

Posted in diario | 9 Comments »

El piñón

Posted by aura en Lunes, 31 diciembre, 2007

EL PIÑÓN

El pino piñonero ha envejecido,
sus frutos son escasos y casi todos vanos,
ya no nos interesa recogerlos
ni nos tomamos el trabajo de pelarlos,

en cambio los plátanos en el jardín
están dando sus pencas de fruta dulce.

Un poco raro es que en el mismo clima,
a la misma altura, en la misma tierra
plátanos y piñones, naranjas, uvas y café,
ciruelas, zarzamoras, granadas, guayabas
convivan y produzcan. ¿Será la mano del jardinero,
que soy yo, o será más bien mi ojo que las mira?

Pero el piñón ya estaba aquí
antes de mis manos o mis ojos,
tiene más edad que yo
y el pelo mucho más crespo y alborotado
y a veces canta canciones viejas en voz baja
y comparte conmigo esa alegría serena.

El caso es que ha envejecido,
será, de todos modos, árbol mucho más tiempo que yo,
luego será sólo madera
y luego ya nada,
mucho más que yo.

Posted in Poeta en la mañana | 1 Comment »

Vestuario de poeta

Posted by aura en Domingo, 30 diciembre, 2007

En otras páginas he escrito acerca de la emoción profunda que procura el trance de la creación, que es común a varias actividades –así lo he experimentado, venturosamente- que tienen que ver con el arte -la inutilidad y la belleza- y me han ocurrido tanto al escribir como en la práctica de las artes escénicas, al actuar o al dirigir, y ocasionalmente, aunque de manera totalmente casual, al bailar. Apurando mucho la experiencia diría que algo semejante me ha sucedido cocinando pero no quiero forzar la plática. Y no digamos quedarme en ese lugar común de salirse del tiempo, de estar como en un limbo mientras las capacidades que se ponen en marcha para la creación de un poema andan escogiendo palabras, evitando ripios y repeticiones no voluntarias, papando moscas retóricas o armando arquitecturas, y de repente, como si se hundieran en ciertas profundidades acuáticas, bajan a coger una palabra o un conjunto de palabras que no estaban previstas pero que aparecen brillando en la profundidad y son la cosa que le da sentido a la creación, al margen del concepto, la lógica y el automatismo del pensamiento, tan condicionado siempre por el entorno. Algo así -trato de decirlo de la manera más sencilla y breve posible para no enredarme en páginas de explicaciones-, que provoca, cuando la joya encontrada se puede acomodar en la pieza de orfebre –manualidad- que estamos armando, una emoción que puede sacarlo a uno, aunque sea por un instante, de su flaca y cotidiana condición profesional y ponerlo ante los ojos propios como un ente divino.

Pues a esta emoción me refiero. Yo diría que es colosal. No sé cómo lo vivan otros constructores de naderías pero para mí justifican de sobra todo lo que pueda decirse de la vida. Si logro retomar en la memoria sensorial alguno de estos instantes –porque calca, copia al carbón es lo más que la memoria admite-, puedo decir que doy por más que bueno haber vivido. Hace muchos años que no hago teatro por razones que pueden ser explicadas con argumentos que la razón deshace con la mano en la cintura, pero así es. Ahí, la abundancia de ocasiones en que la inspiración se me ha manifestado es pródiga. No obstante, el territorio de la creación me sigue estando abierto. Escribo todos los días esta página, y algunos -secretamente se los digo- han sido para mí oportunidades de delicia. Pero al margen del blog, otra cosa me alumbra que quiero compartir con quien me lea: la condición juguetona de poeta.

¿Soy mejor poeta o peor poeta? Me gustaría ser mejor pero no me importa, no tengo hoy trazas de enfangarme en eso. Lo que quiero es seguirlo disfrutando y mantener las circunstancias que me permiten ejercer sin violencias el oficio. Todas están más o menos resueltas, salvo una: no tengo el vestuario apropiado de poeta. Me concentro a veces hasta olvidarme de que han pasado varias horas y yo estoy en una misma línea oyendo los ecos interminables que proyectan una palabra y otra cuando se rozan -a veces hasta llegar a confundirse con la música de los astros- y siento la necesidad de pasear, de moverme un poco. Me desplazo entonces por el pasillo de la casa y me veo en un espejo de cuerpo entero. Eso; ahí está la observación inesperada: no tengo vestuario de poeta. Me falta un camisón holgado y vaporoso, un gorro cónico que tire a un lado la punta, un gazné blanco de la más fina seda que me acaricie el cuello, un bata de poeta para cuando hace frío. Porque todo lo demás son emociones que no se pueden explicar tan fácilmente.

Posted in diario | Leave a Comment »

Las mujeres y uno

Posted by aura en Domingo, 30 diciembre, 2007

LAS MUJERES Y UNO

Las mujeres son gente racional,
uno es poeta,

piensan siempre
y como piensan
piensan que uno hace las cosas
por tal o cual motivo,

como ellas que sin duda
hacen las cosas para ser notadas

también los políticos
hacen las cosas para eso

debieran ser mujeres
los políticos

uno no tiene explicación
ni sabe para qué
se hacen las cosas.

Posted in Poeta en la mañana | 3 Comments »

Blanca Navidad

Posted by aura en Sábado, 29 diciembre, 2007

Ah, si nevara, si el invierno fuera serio y cumpliera con sus obligaciones como Dios manda. Navidad: nieve. Blanco el entorno de cristal del mundo. Todo un palacio de algodón desmenuzado el espacio visual con algunos toques de color que imponen ciertas cosas que se mueven y algunas indiscretas luces en las esquinas: los fragmentos de humanidad arropada que esperan el semáforo para cruzar lo blanco permanente. Los árboles sosteniendo un aire blanquísimo y corpóreo y un chisporroteo constante de agua estallada en frío que se mueve para todos lados en bamboleos nefelibatas buscando seducir al viento y encontrar un poco de espíritu en dónde colocarse para figurar en la orquesta que cubre con ese sonido blanco todo el paisaje. Eso sí fuera lo que uno espera de estas fechas. Uno entonces, entusiasmado por el buen orden cósmico, soltaría la fuerza lírica de sus imaginaciones y en la página encalada pondría toquecitos de encanto y de ternura navideña.

Pero más típico sería que nevando nos acercáramos a ciertos portales y viéramos las colas enormes soportando la intemperie con tal de ver un Nacimiento (un Belén, llámanlo aquí) armado con todas las de la ley escénica y luminotécnica para gozo y disfrute de la concurrencia, en contra de la opinión que acaba de verter Benedicto XVI, que dice que no había vaca ni mula ni pastores, que estaban no más la familia y su soledad y pobreza, que no le anden agregando compañías que no tuvo, calores que no lo protegieron y olores que no mamó. Lo malo es que no sabemos a ciencia cierta si en aquellas tierras del Belén original habría nieve en tales fechas o estamos imponiéndole a dios un paisaje con borreguitos que no le corresponde y va a venir cualquier día de estos el Papa a desmentirnos. Pero sea cuando ocurra, y adoptaremos sumisos la docta opinión del criterio infalible; mientras tanto que viva su contrario: vox populi, vox dei, que para nosotros la lógica es esta: Navidad: nieve, blanco armiño de pureza sobre la tierra. Y sobre ella nuestras construidas imaginaciones.

Pero no; digo que fuera y no es; me vino una pura nostalgia imaginativa de que esta nublazón del día produjera un cambio de paisaje, pero no me hagan caso, nada más amaneció nublado pero el sol ya se está abriendo paso y Madrid luce con todos sus colores intactos y un buen frío para ponerse abrigos y bufandas. Nada de nieve, ni que se le parezca. La gente hace cola para comprar lotería en todos los expendios; colas incomprensibles de gente que compra un cachito, porque acá la suerte es compartida, no se compra el entero de un número para sacárselo a solas sino un décimo para obtenerlo en corro, en panda y bebérselo de cava y salpicarse y reírse pensando si alcanzará para pagar la hipoteca que tanto pesa al mes o para unas vacaciones en Canarias, en donde ni de broma se podría pensar que la navidad sea como Dios manda, con nieve. Ah, blanca Navidad.

Posted in diario | 4 Comments »

A la hora de despertar

Posted by aura en Sábado, 29 diciembre, 2007

A LA HORA DE DESPERTAR

Avanza uno con difíciles pasos de la noche al día
entre una bruma densa y dura,
como si despertar fuera un acto de madera.

Apenas se percibe el día
y ya está el organismo esforzándose por entender,
por acoplarse al orden de las cosas externas
sin aceptar que es organismo de hombre,
que tiene doble condición,
que solo reposa cuando el tipo quiere.

¿Y quién es uno entre esa confusión de la mañana?

El ojo no puede ver
porque el párpado es una rasposa tela
que lo tiene asustado,

la voluntad es apenas una pobre brizna,
una basura suelta al viento de la primera luz,

la idea no tiene mecha todavía

y el pasado reciente de la noche
arrastra en su vacío húmedo y sin tiempo
a la masa de caldo que quiere depertar,
sacudirse la duplicidad, incorporarse,
ser señor, saber la hora, beber un poco de agua,
comenzar a tallar el palo del paso obligatorio
entre el reino feliz y la dicha del día.

Posted in Poeta en la mañana | 1 Comment »

Aproximación al festejo

Posted by aura en Viernes, 28 diciembre, 2007

Si se me hubiera ocurrido empezar con el primero de enero estuviera a punto de salir de la primera atadura, tres días más y ocho en vez de siete para rematar los días del calendario, y anduviera contabilizando los trescientos sesenta y tantos que dicen que tienen todos los años de por sí, pero cuando se me vino a encender la imaginación y a ponérseme que estaría chistoso tener una página diaria para acompañar un poema de los que ya tengo escritos desde endenantes, ya llevábamos colgando el 20 de febrero al cuello y no había manera de enderezarle reversa al año. Por eso es que hasta entonces, en fecha tan poco gloriosa ni atractiva, es que vamos a celebrar el primer aniversario de esta actividad a la que todos los días me aplico no bien despierto y mis ojillos inquietos y los órganos de los demás sentidos empiezan a clasificar los matices de lo mismo que hay todos los días. Yo, claro, ya lo veo a la vuelta de la esquina, porque pasar enero es nada si uno se pone como meta mínima vivir completo el año, y antes de que se hacinen tres semanas de febrero, ¡púmbatelas!, el aniversario. Ya estoy pensando en las fiestas que tendremos que hacer el 20 de febrero.

Que la imaginación lo dicte, porque las ya sabidas, como proponer que el Ministerio de Cultura de España declare Día de la Hermandad de los Pueblos Hispanoamericanos esa fecha sólo porque mi blog ha tomado cartas en el asunto, me parece poco creativo, o que se ponga una pantalla de cuarenta mil metros cuadrados en el Zócalo para que ese preciso día todos los mexicanos tengan la oportunidad de leer lo que escriba, en tiempo real y al aire libre, bailando y celebrando, bebiendo mezcal y comiendo pan, y con transmisión simultánea vía satélite, me parece que puede ser un gasto excesivo y en lugar de ayudar a mi buena fama y mayor aprecio venga a ser motivo de que la gente diga mira nada más cómo gastan en festejarlo, ni que qué. O que la ONU, a través de la UNESCO, codifique el día y se escriba en el Atlántico la dirección de este blog con tales letras que sean leídas por los satélites y transmitidas a todas las pantallas de televisión del mundo para facilitarle a la especie humana el acceso facilito y luego luego.

Porque hacer una comida en casa con algunos amigos y tomarnos un par de copas del mejor vino que ese día encontremos, quizás sea el justo medio. No me suena mal. Cinco o seis amigos que me darán su opinión y me ayudarán a moderar cierta tendencia al exceso que a veces me domina, un no sé qué que me arrastra a la desmesura. Pero sea como sea, hay que empezar a prepararlo, porque no es hoy, 28 de diciembre, el aniversario, sino hasta febrero próximo y tengo que pensar muy seriamente con qué poemas voy a cerrar el bloque anual, porque los de Poeta en la mañana no van a alcanzar. Qué predicamento. Aunque no crean, tengo mi guardadito. Aparte de los muchísimos que faltan de publicar en el orden decreciente en que hemos ido, tengo ya un paquetito de nuevos poemas que a ver si el año próximo, como coronación de los festejos, los hacemos libro. Estén pendientes.

Posted in diario | Leave a Comment »

Gato en la noche

Posted by aura en Viernes, 28 diciembre, 2007

GATO EN LA NOCHE

El gato no se sube a la mesa,
ni menos a las siete de la tarde
cuando en julio comienza a oscurecer.

Ronda por toda la casa, inquieto,
buscando el paso entre el día y la noche,
asuntos diferentes de tratar.

Ha comido, ha bebido, ha dormido
su porción de reposo de las horas de luz
y ahora se prepara para cumplir
su profesión minúscula de gato de la casa.

La sociedad con la que trata
mientras el sol empuja al mundo
dobla su servilleta cotidiana
y ya no pide más para alimentar su fantasía.
Él abre el socavón de su alma.

En algún rincón de la morada
se fabrican las verdades jugosas
y el gato, que lo sabe, sin estorbos morales
se apresta a mordisquear, goloso,
la carne sabrosa de la noche.

Posted in Poeta en la mañana | 1 Comment »

Mi ejército de Roma

Posted by aura en Jueves, 27 diciembre, 2007

A lo ancho, a lo largo, hacia adentro y en torno; en todas las dimensiones estuve y todo lo abarqué y conocí empeñado en la perfección necesaria para ser el maestro que ve desde fuera y puede definirlo todo. Nada se quedó sin pasar por mi experiencia. Estuve en la formación individual y en el entrenamiento colectivo de los hombres que componían aquel ejército descomunal; cada uno era la respuesta del músculo común y todos juntos actuaban como un cuerpo único que reacciona al estímulo externo que toca un nervio sensible. Estuve en las cocinas en donde se prepara la alimentación simultanea para miles de bocas hambrientas, necesitadas del combustible  con que habrán de desplazarse por el camino glorioso de la historia. Me tocó comprobar plato por plato, la abundancia, la precisión, el equilibrio de lo necesario y la vanidad de lo exquisito; las raciones de carne, la oportunidad del salseo, la cocción adecuada, la temperatura al servirse, porque todo respondía a un plan calculado con rigor científico; el azar carecía de fuero en tal entorno. Para que una máquina tan poderosa avance es necesaria la aportación del combustible en grado y calidad impecables. Y los vi y los acompañé a comer con apetito voraz en medio de los campos polvosos en donde se formaban a millares desconcertando cualquier capacidad de imaginar el número de elementos que contemplarían aquellas multitudes colosales.

Me tocó también conocer las bodegas de intendencia. Un universo de correas, cáñamos, alambres, clavos, hilos de todas clases, ojillos metálicos, aldabas, goznes, tiras de cuero, perplejidades sin cuento capaces de ayudar a reparar cualquier rotura, cualquier imprevisto en cualquier momento. Quienes allí estaban eran maestros en el arte de lo inimaginado, profesores de todología, funámbulos entrenados para sorprender al mundo con las acciones más inocentes y pedestres de la reparación de todas las cosas. No puede haber nada que un soldado de este ejército necesite, nuevo o arreglado, que no se resuelva en este departamento inmenso de alucinaciones. Conocí la habilidad con que trabajan, la inmediatez de sus respuestas, la finura de sus acciones para resolver con una laminilla la resquebrajadura del escudo, o con un alambre retorcido calibrar la catapulta que perdió precisión en el desplazamiento; habilitar una sandalia para evitar una cojera o reenganchar una túnica al hombro de una figura destacada, o enderezar un carro con una ganzúa para que no salga de la perfecta formación a que pertenece.

No sé por qué vi todo esto. No entiendo qué necesidad tengo de andarme soñando en medio del ejército imperial de Roma, ni menos como observador o cronista. Ni en medio de ningún ejército de ninguna época de la historia de la humanidad. Pero uno no define lo que sueña ni programa los veleidosos viajes de la inconsciencia por esos territorios enigmáticos de la noche. Uno cierra los ojos, tose, se lamenta de no dejar dormir tranquila  a su compañera y poco a poco, según se pueda, se abandona a lo que venga. Y si eso viene por algo será, pero qué difícil, qué difícil explicarse en el trance de despertar que uno es un perito en soldadería romana, un experto en alimentación, equipamiento y apariencia del ejército con que Roma conquistó el mundo que sus ojos alcanzaron a ver y que sus viajeros le dijeron que existía. Uno qué tiene que ver, hazme favor.

Posted in diario, sueño | 1 Comment »