Alejandro Aura

Mis poemas y otros escritos.

Cambio de filetes

Posted by aura en Martes, 4 diciembre, 2007

Hay noticias que salen en la prensa que nos hacen dudar del sentido común, el ajeno y el propio. Ésta, por ejemplo: que un carnicero fraudulento vendió a siete restaurantes de Barcelona quinientos kilos de solomillo de cerdo etiquetándolo como de ternera (en México llamamos filete a ese corte que aquí llaman solomillo), y los restaurantes daban gato por liebre, es decir, cerdo por res. Otras dos toneladas de lo mismo vendió a comedores colectivos. Y sólo lo descubrieron cuando por fin alguien se dio cuenta por las etiquetas y los registros de empresa y lo denunció. No sé si ustedes se acordarán de algunos pasajes de las Novelas Ejemplares, de Cervantes, o de algunas obras teatrales de Lope de Vega o de Shakespeare, o de muchos otros autores, en las que las mujeres se visten de hombre y nadie las descubre aunque anden entre sus propios padres, hermanos o enamorados, hasta que ellas mismas, para dar la lección moral de la comedia, revelan su verdadera identidad. Pero lo que hay allí es una convención literaria, un sobreentendido que los lectores están dispuestos a aceptar a cambio de que su complicidad les reporte entretenimiento y atisbos de la condición humana.

Lo que no me cabe en la cabeza es que los dueños, los cocineros, los gerentes, los responsables de siete restaurantes de la vida real reciban trozos de cerdo y crean que son solomillos de ternera, y que los preparen y los despachen, y los comensales, que han pedido ternera, (que además es más cara y apreciada) se los coman como si nada y se vayan muy contentos y con la panza satisfecha. El tamaño, el color, el olor cruda y mucho más al guisarla, son completamente diferentes, ¿qué cocineros pueden ser los de siete restaurantes que no se dan cuenta de que están sirviendo puerquito donde les pidieron vacuno? ¿y qué ensalmo o brujería puede hacer que los que pidieron solomillo de ternera y les sirven filete porcino anulen su memoria gustativa y acepten el trueque? No; tiene que haber alguna explicación, no puede ser que el gusto español esté tan degradado que no perciba la diferencia.

Una sola cosa se me ocurre: que se trate de restaurantes de nouvelle cuisine en los que en un precioso plato cuadrado con una esquina levantada les despachan un trozo de carne con salsa de kiwis a las siete especias (romero, tomillo, albahaca, pimienta cayena, estragón, salvia y mejorana) acompañada de un suspiro de menta dulce y sal en trozo, sobre un enrejado de caramelo de pomodoro a la canela con frutos de mar, ligeramente trufado. Porque entonces el desmadre gastronómico es de tal confusión que lo que menos importa es si la carne es de avestruz, de camello o de soya. ¿Pero sería tan listo el estafador como para haber escogido su clientela con tanto refinamiento? ¿Y las dos toneladas vendidas a comedores colectivos? Quizás se trate de lugares asistenciales de comidas gratuitas para menesterosos, pero ¿tan generosa es la beneficencia que suele dar los cortes más caros de carne a sus pobrecitos? No, todo es confusión. O será que la realidad es así y por eso la opinión pública es tan manejable para los medios y para los discursos políticos. Deveras que no le encuentro pies ni cabeza.

Anuncios

3 comentarios to “Cambio de filetes”

  1. Gerardo Martinez said

    Habría que checar la fuente de información, pue no es nada raro que un periodista o reportero, con un solo dato teja toda una historia, pasando por encima de toda la logica real del suceso; aunque tambien hay que aceptar que cualquier sociedad puede ser engañada en cualquier terreno y bajo miles de formas, según lo refiere y documenta ampliamente el gran científico y por ende escéptico Carl Sagan(q.e.p.d.) en su libro “El mundo y sus demonios”. Por si las moscas voy a poner más atención en lo que me sirvan cuando como fuera. Saludos.

  2. Norma pedraza said

    No sé en España, pero en México, la mayoría de los medios de comunicación, en especial las 2 principales televisoras, diariamente aprovechan cualquier ocasión (que no por eso deja de ser lamentable- como puede ser el secuestro o crimen de un artista, en manos del narco ; ajustes de cuentas entre bandos, de policías o malosos, parece que se turnan para mantener la nota actualizada) para saturarnos de malos sabores de boca, malos olores, que invaden nuestras calles, casas, restaurantes, disminuyendo, que no privándonos de nuestra capacidad gustativa, y de contacto y análisis con la realidad, conduciendo a la mayoría a consumir platillos cargados de condimentos e ingredientes de la peor calidad, pero eso sí, a pasto, que terminan por indigestarnos y como en el caso que tú comentas: dándonos gato por liebre; dejando pasar, sin el menor empacho (cuando tendría que ser al revés, permitiendo que se provocara la indignación como respuesta natural) hechos tan reales y lamentables como la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que alienta a los pederastas, al exonerar a Mario Marín ; o que decir de las declaraciones, gestos y amenazas de algunos altos funcionarios del gobierno federal que pretender vender, perdón, abrir a la iniciativa privada las Industrias Nacionales como PEMEX y la CFE, como ya lo hicieron con Ferrocarriles. Es cierto que la realidad es confusa y supera la ficción. Por lo pronto, yo sigo intentando hacer rica comida casera en mi cocina, me gustaría invitarles una sopa aguada de fideos, de letras o caracol, con espinacas, chíncharos, calabacitas y caldo de pollo, que es un verdadero apapacho para el cuerpo.

  3. eduardo said

    Si es extraña la noticia, ahora si que les dieron gato por liebre. Ellos tan especialistas en el cerdo y sus derivados, sus magnificos jamones, chorizos, butifarras. Tanta gente involucrada y no se dieron cuenta por la textura, los colores y los olores al momento de cocinarla. Enfin Alejandro carnes vemos sabores no sabemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: