Alejandro Aura

Mis poemas y otros escritos.

Sí era de don Alfonso

Posted by aura en Domingo, 9 diciembre, 2007

Hace unos meses creí recordar que Alfonso Reyes había dicho que nadie lo sabe todo pero que entre todos lo sabemos todo, y pedí que me ayudaran a buscar la cita en sus obras completas. Luego vino la pérdida del blog y todas sus circunstancias y aunque llegó alguna respuesta no era la que buscaba yo y no se volvió a ofrecer el tema. Hasta hace unas semanas que revisé viejos comentarios y me encontré con éste:

15 de octubre de 2007 05:07 AM
Estimado Alejandro,
Tengo para ti un extracto del capítulo VI, ‘Nuevas traducciones’, del ‘MALLARMÉ ENTRE NOSOTROS’ de nuestro querido Alfonso Reyes (OC XXV, p. 225).
“Yo recuerdo a menudo —y lo llamo el proverbio por excelencia— aquel que Giner de los Ríos aprendió de un campesino diserto:
—Don Francisco: todo lo sabemos entre todos.”
Con aprecio,
Liliana Suárez Téllez

Ahora estoy seguro de haberlo leído en otro escrito de Reyes, en el que ya como idea propia, además de decir que entre todos lo sabemos todo, agregaba que nadie lo sabe todo. Y eso decía él que era tan sabio. Y por tan sabio entendía muy bien los límites de lo humano: ningún individuo, ninguna fracción, sino la colectividad, la especie.

Me fui entonces por camino errado a ver si podía pensar por mi cuenta: Si habláramos, si confiáramos los unos en los otros, si dejáramos de pensar que todos los demás son potenciales enemigos, si dejáramos de ver en todo el mundo eso que el cine y las series de televisión norteamericanas nos inoculan cada día y en todas sus historias: el veneno de la desconfianza en los demás; si pudiéramos reconstruir el mundo antes de la hegemonía de los medios. No, ya sé que no se puede y que mi discurso va por un camino inviable, que la Utopía tiene sus reglas y no se puede imponer sobre la observación de los hechos un pensamiento que uno dice que es mejor y voltear para otro lado como si todos los demás tuvieran la obligación de creerlo primero y de justificarlo después. Pero yo no pretendía eso sino sacar una flor de la chistera.

Quiero, pero no puedo. Si en lugar de estar pensando unos países cómo quitarles el petróleo a otros o cómo apoderarse de las reservas de agua del planeta o de cómo hacerlos que siembren grandes extensiones de plantas que puedan convertirse en combustibles, pensáramos en cómo juntar lo que sabemos entre todos para encontrar un poquito más rápido la respuesta a los principales enigmas de la vida, esos a los que no hemos contestado, entre otras cosas, porque en lugar de confiar en lo que dicen los demás, estamos nomás pensando en cómo descalificarlos. Si nos miráramos unos a otros… No, no me gusta nada este discurso, aunque sea parte del horror cotidiano; no es mío (ni creo que tenga nada que ver con Alfonso Reyes); está a medias; se me ha ido pegando de leer comunicados de ONGs ecologistas. Perdónenme y denme otro chance. Ayúdenme a pensar.

Anuncios

2 comentarios to “Sí era de don Alfonso”

  1. María Elena Reynaldos said

    Don Alejandro,
    no creo que esté tan errado (aunque admita que no es su discurso y que no tiene que ver con A Reyes). Estoy segura de que algún día -quizá más tarde que temprano… quizá cuando ya no haya remedio para la humanidad- sucederá algo así como lo que usted plantea, y si es tarde y ya no hubiera remedio, el hecho de que sucediera haría a los seres humanos estar a la altura que siempre debimos estar. Seguro que ni usted ni yo lo veremos.
    Por otra parte, pienso que el cine y las series de televisión norteamericanas no son las únicas que promueven la desconfianza… Cuando menos en México, los partidos políticos (TODOS) han puesto su granito de arena. A mí (le comento que me considero dentro de la corriente ideológica conocida como ‘izquierda’ ¡pero de la de antes!) ya me empieza a parecer difícil de aceptar que todo lo que hace ‘la izquierda’ es bueno y todo lo que hace ‘la derecha’ es malo… que los ‘progresistas’ somos los cultos y los ‘reaccionarios’ los incultos… que cuando ganan las elecciones los derechozos hubo trampa y cuando las ganan los de nuestra tribu no la hubo…
    En fin… ojalá la desconfianza solo fuera culpa de los gringos pues creo (¡de verdad!) que de ser así, al menos en México sería más fácil restaurarla.
    Saludos desde Xalapa

  2. Mi abuelo materno vivió la Revolución, la Primera y Segunda Guerras Mundiales, la del Vietnam. Vio dos veces el cometa Halley (contaba que en la primera uno podía leer el periódico de noche, por la calle, gracias a la luz reflejada por la cauda). Jamás dijo una mala palabra. Amaba una copa de vino tinto en la comida y una siestecilla después de ella. Por otra parte, enviudó tres veces; las tres por culpa de cierta enfermedad. Murió quedándose dormido en brazos de mi madre y de un tío, que acababan de acompañarlo al baño, el día de sus 96 años.

    Cuando supo de la llegada del hombre a la luna, cuando intenté explicarle lo que era una computadora, cuando voló por vez primera en un avión y me preguntaba cómo hacían para despegar de la tierra tantas toneladas, hacía la misma reflexión: “Si el hombre se dedicara a descubrir la cura de tantas enfermedades en lugar de inventar armas cada vez peores, el mundo sería mejor”.
    Si el hombre está destinado a la extinción, creo que será el único caso en el planeta en el que la especie extinta tuvo la culpa.

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: