Alejandro Aura

Mis poemas y otros escritos.

El 1º y yo

Posted by aura en Martes, 1 enero, 2008

-A ver, día primero del año que te presentas tan bonito, fresco y soleado, transparente, azul arriba y con formas y colores de ciudad serena a la altura de quienes te vemos, y tan tranquilo y sin nada que hacer; te propongo: vamos sentándonos a hablar.

El día, muy suyo como es, coge de un armario invisible un manto leve de nubes y se oscurece un poco, quizás para darse empaque y que no piense el interlocutor que va a ser fácil llegar a algún acuerdo.

-¿Y cuál es tu preocupación, o qué? –me dice con un tono que no deja de incomodarme por el retintín de indiferencia que le imprime, como marcando las distancias; cosa que me parece innecesaria porque yo en ningún momento he sentido o pensado que el día y yo somos iguales; reconozco y respeto jerarquías. Su estatura es enorme, para empezar por ahí; yo mido uno setenta y cinco. Y peso 66/67.

-La primera es celebrar. Me gusta el ocho, que tiene tantas lecturas- le digo con espontaneidad y sin pensar que pueda creer que estoy lambizconeando con el estreno del número que hace diez años no le tocaba, que quiero quedar bien con él acariciándole el lomo en donde tan bien se le pinta ese infinito cuando se agacha.

-¿Y?-, dice sin verme y echando unas nubes más alrededor como para quitarme el primer entusiasmo.

-Pues me gustaría darte la bienvenida, decirte que estoy para lo que se te ofrezca y que pienso estar disponible los trescientos sesenta y cinco del año más el entenadito del bisiesto; que si cualquiera de éstos tienes dificultades con los demás, o con otras cosas, y necesitas un oído que te escuche, yo suelo tener un vino muy bueno de la frontera de Rioja con Navarra y podemos descorchar las conversaciones que haga falta.

Lo veo hacer pucheros y no sé si toqué una fibra que lo conmovió o más bien está encabronándose con mi necia inocencia y eso es lo que lo hace proyectar un halo frío que se extiende por donde yo acababa de ver que iban efluvios cálidos de sol. Estoy a punto de mencionarle los propósitos de año nuevo, pero algo por dentro me hace frenar la carrera: que tal que me dice que no le interesan esas mamadas, y echo para atrás las posibilidades del convivio. Tranquilo, tranquilo, me digo quedito para que no me oiga, no vaya a creer que lo estoy queriendo marear.

-Pues podríamos ir apuntando las principales acciones en las que pueda yo intervenir -le digo solícito-. El cumple de Milagros y mío el dos de marzo, una ida a México poco después por razones que luego te cuento, el pospuesto viaje a Grecia, una pasadita por París y otra por Berlín.

-¿Y tus quimios?-, me dice de repente con una voz tétrica y terrosa que me hace pensar en una persona mayor, en mi abuela, por ejemplo.

-Ya lo iremos sorteando-le respondo con voz cantarina y sonriente-, eso ya se verá.

Veo entonces al día perder sus cabales, como si algo lo hubiera sacudido muy por dentro; las mejillas se le ponen rojas, se le desorbitan un poco los ojos, se acalora y avienta a un lado algunas de las nubes con que se cubría y alza las manos al cielo, como clamando ayuda.

Yo me desentiendo, con días tan temperamentales no se puede llegar a ningún acuerdo. Hagamos mejor nuestros proyectos a solas y dejémonos de coloquios imposibles. Cada quien lo suyo.

4 comentarios to “El 1º y yo”

  1. Patricia Morales said

    Decía mi madre que lo que uno hace el día primero del año lo sigue realizando a lo largo del mismo……así que siendo las 3.52 p.m de esta tarde fría en el sur de la ciudad de México, he leído tu blog, espero poder cumplir cabalmente con la cita que me he propuesto “los 365 días del año más el entenadito del bisiesto” (sic), que cada uno de esos días sea de enhorabuena para tí y los que te rodean.

  2. Marìa Gonzàlez said

    Que imaginaciòn maestro,he disfurtado mucho la conversaciòn y los propositos de este nuevo año y deseo de todo corazòn que los cumpla todos, y despuès de irlos cumpliendo, nos de la reseña.

    Recibì su poema y se lo agradezco infinitamente,le deseo a usted, a Milagros y a toda su familia lo mejor para el pròximo año. Reciba un fuerte abrazo virtual.

    Marìa Gonzàlez

  3. Hola Alejandro. Deseo de verdad que se cumplan todos tus deseos y que podamos conversar en este blog. Recibe un caluroso saludo de Norberto de la Torre

  4. eduardo said

    Alejandro que disfrutes estos 365 días que vienen, claro con México, la pasadita por Paris y Berlín. Una pregunta no me quedo claro de quién de ustedes dos es el su cumpleaños el dos de marzo. Salud y que el vino de la frontera La Rioja y Navarra se deguste con algún delicioso platillo que sabes preparar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: