Alejandro Aura

Mis poemas y otros escritos.

Duolitario

Posted by aura en Martes, 15 enero, 2008

Fernando nos enseñó un juego de cartas muy entretenido y algo complicado. Una especie de solitario que se juega entre dos, por eso lo llamamos Duolitario. He tratado de leer instrucciones de juegos de baraja y sé lo complicada que es su redacción así que me esforzaré por ser claro y no dejar nada sin explicar. Si te animas a seguir mis instrucciones y lo logras, habré vencido; de lo contrario, me escribes y me preguntas lo que no se entiende y lo iré corrigiendo hasta que se pueda jugar bajo mi guía. Al rato Milagros lo ilustrará con fotografías que ayuden a la comprensión del texto. Porque está cabrón.

De dos mazos completos de barajas, separa las rojas de las negras. Deja los comodines en las negras y separa diamantes y corazones en dos montones. Esos son la baza de cada uno de los contendientes. Las negras son el pozo de donde se roba en cada turno, comenzando con cinco que deben renovarse para cada jugada robando cada vez tantas como sea necesario, incluso todas si se han podido acomodar; en tal caso el jugador sigue hasta que no pueda ya bajar más.

Diamantes y corazones quedan boca abajo y cada uno abre la de hasta arriba (comienza el que abra la carta roja mayor) y se irá abriendo la siguiente conforme ésta que está abierta se saque a las columnas del centro (las que empiezan con el As).

Aquí viene: De las cinco que tienes en la mano (y de las rojas que vas abriendo) tienes que bajar los Ases a una fila al centro en cuanto salen porque ahí van a ir poniendo ambos en su turno de jugada las que van sacando, en progresión numérica: as, dos, tres, etc., hasta el rey, para sacar la de arriba de la baza y poder abrir la que sigue; gana el que acabe primero de abrir todas sus cartas rojas.

Poner el dos es obligatorio en cuanto le sale a alguno de los jugadores si hay ases libres; el dos y el siete (mucho ojo) no pueden ser sustituidos por comodines, todos los demás números sí.

Para terminar cada una de tus jugadas tienes que bajar una carta a una de cuatro columnas decrecientes (K, Q, J, 10, etc) que acomodas frente a ti y cuyo orden tendrás que aprender a valorar porque aunque se pueden poner repetidas tantas como sea, eso estorba para que las uses de manera conveniente (lo irás aprendiendo con dolor); con esas cartas te vas a ayudar para completar las del centro y bajar la carta roja que está arriba y abrir la siguiente. O para obstaculizar al otro.

Estas columnas auxiliares pueden comenzar en cualquier número (no es necesario que comiencen con un rey) pero siempre crecen hacia abajo, hacia el siguiente número menor. Y pueden sumarse a otra columna para dejar hueco donde bajar otra carta que inicia una columna nueva, siempre y cuando no se rompa la regla de que van en orden decreciente. No pueden ser más de cuatro columnas.

La jugada comienza cuando uno roba y termina cuando uno baja una carta a sus columnas auxiliares. Durante su jugada puede bajar de la mano o tomar de las columnas lo que necesite para llegar al número anterior al de la carta roja que debe abrir. O para desahogar sus columnas auxiliares.

Los comodines puedes usarlos para sustituir cualquier número excepto dos y siete, recuérdalo, y no puedes ponerlos más que en las cartas ascendentes, las del centro, nunca en tus columnas auxiliares.

Tu objetivo principal es abrir todas tus cartas rojas y, en la medida de lo posible, evitar que tu contrincante abra las suyas. Para estorbarle le puedes escatimar las que le hagan falta poniéndolas en tus cuatro columnas de reserva, pero ten cuidado porque eso puede también obstaculizarte a ti. Basta también con que pongas tú en la columna del centro la carta del número que iba a abrir tu compañero para que él ya no pueda hacerlo hasta otra oportunidad.

Cuando las cartas de las columnas del centro llegan al rey, se retiran y se reciclan en el pozo, debidamente revueltas, para seguir robando.

Si un jugador no puede bajar ninguna carta ni al centro ni a sus columnas auxiliares, pasa y espera hasta que pueda bajar alguna mientras el otro sigue jugando solo.

Haz la prueba y si algo no se entiende me escribes y te contesto luego luego.

2 comentarios to “Duolitario”

  1. Paty Ordóñez said

    A ver… a ver… barajéamela más despacio…
    Suena divertido, el viernes en la noche probaré a jugarlo…

  2. Ivan said

    Por mi parte me brinque desde donde dice cabrón hasta donde dice Haz la prueba…. Es que yo nunca leo ni mucho menos sigo las instrucciones de nada, siempre armo las cosas por instinto o lógica, si la riego muy seguido pero también he mejorado procesos. Las traducciones al español hechas por coreanos, gringos o polacos son muy difíciles por sigo la famosa TB (Técnica del Borras) que gracias a mi perseverancia he logrado mejorar solo me falta documentarlo y solicitar las pruebas correspondientes para poder cumplir con ISO9000.
    Sea feliz Sr Aura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: