Alejandro Aura

Mis poemas y otros escritos.

Horas de trabajo

Posted by aura en Martes, 15 enero, 2008

HORAS DE TRABAJO

Vuelvo a mi cuerpo
como un ladrón arrepentido
acude al altar de su credo
a demandar entendimiento.

Amigos, favor de ayudarme:
¿En un brutal ascetismo hallaría la inteligencia?
¿Vivo sólo para dejar constancia a nadie
de que aquí hubo dos ojos, una cabeza, un torso,
dos testículos dolientes,
cuatro extremidades flacas
y una boca gritona productora de pasto, de guijarros,
de ásperas mataduras espirituales?
¿Yazgo aquí creyente de que vivo
y sólo soy parte de un botín
hurtado a la nada por invisible mano?
¿Soy yo el crimen perfecto?

Si no es nada de esto
me arrepiento de haber sido solo en la vida,
de haber tenido nombre propio,
de no tener esperanzas.

Estoy a solas con la furia
mientras la tarde cae con olor a claveles
sobre mi pequeña habitación.

Creo claramente que en efecto
soy yo quien mora en este pulpo dormido;
creo que la tierra va a terminar en un estallido
luminoso y total
y creo que salpicará de pequeñas unidades poéticas
al universo;
creo que soy bueno
y que merezco escuchar sus opiniones.

De ahí en fuera no sucede nada:
realizo mi trabajo, rumio mi tiempo,
gano mi dinero, me alimento lo necesario
y no amo a nadie,
ni nunca amé a nadie.

2 comentarios to “Horas de trabajo”

  1. Ivan said

    Ahora comprendo, la soledad es el dolor eterno, por el eso el universo creo la luz para tener con quien estar y olvidarse del frio del yermo.

  2. Es hermoso tú poema, què bello es que tengas el poder del uso del leguaje, de la escritura, de saber elegir la palabra correcta, ésa y no otra, para expresarte y salir, llegarle al otro, a los otros, como es mi caso y el de todos los lectores del blog. Personalmente creo que para poner a trabajar la neurona, es indispensable hacerlo en soledad, tomarle gusto, sabor, y para ello nada mejor que un espacio adecuado, aunque esto es muy relativo, porque yo disfruto mucho leer cuando ocasionalmente viajo, el run run del motor del autobús me gusta, claro que para escribir, no es el mejor lugar, porque tù mejor que yo, sabes que ese quehacer es màs exigente, que requiere además de capacidad, disciplina. Por eso me sorprenden mucho los jóvenes, que tienen la capacidad de conjugar los estímulos de la vida moderna, con el desarrollo del intelecto, ya que pueden leer y escribir al mismo tiempo que escuchan, ven televisión, platican o están el en café. Me queda la duda, si esto es una virtud o es que no les queda de otra. Pero usted poeta, lo mejor es que se resigne y le tome gusto a ese ir y venir de la soledad a su cuerpo, ya que el decir las cosas y hablar de la vida en la forma en que lo hacen los poetas, no se nos da a todos y mire que paradoja, el producto de su soledad, crea lazos que acercan a todos sus lectores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: