Alejandro Aura

Mis poemas y otros escritos.

La persecución

Posted by aura en Miércoles, 23 enero, 2008

LA PERSECUCIÓN

1

Te persigo con muy escaso tino;
no soy buen cazador
pues de entre mis propias armas
te escabulles doliente
y me gritas de lejos que te escapas.
Mañana pondré siete veces más trampas
y procuraré que no queden resquicios;
atacaré de frente y con venablo;
si logras evadirte
no dejes de tirar en algún lugar visible
tu pañuelo.

2

Te persigo para que vengas
a mi casa de juglar indeciso.
Tuve una amante en días pasados
cuyos senos abundantes
se me escurrieron de las manos,
pero he cambiado las sábanas
y renovado las flores de mi casa;
abrí las cortinas
y compré latas de leche
y un tarro grande de miel.
También tengo un libro para ti,
quiero que vengas a mi cuarto por él.

3

Te persigo para despedazarte;
cuando me miras
se me afilan los dientes y las uñas;
tus carnosos labios
también son tu enemigos,
me despiertan una falárica de aguda punta
que anoche estuve en un tris de sacar a relucir.
Cuídate mucho, Teresa.

4

Te persigo con rosas y palabras gentiles
y sé que acabarás
desnuda e indefensa
en un gustoso campo de derrotas.
Allí mismo destilaré el licor de tu alma,
lo verteré en odres previamente entibiados al sol
y lo beberé;
te beberé, muchacha.

5

Te persigo en vilo;
anoche mostraste voluntad
al decirme que no;
tampoco el acometiente de amor
tiene los pies en la tierra.

6

Te persigo
para que te sientas perseguida
y tus hermosas piernas ágiles
conserven esa prisa
que ha de traerte a mi casa
a conversar conmigo
de gustos, de razones,
de zonas de la piel…

7

Te persigo para envolverte
en el resguardo de mis manos,
para que nadie te toque
mientras seas mi amiga,
para quitarte los zapatos
con cuidado.
Hoy traías una blusa tan ligera
que también sentí necesidad
de proteger tu pecho.

8

Te persigo suavemente
para no ahuyentarte, gacela;
donde tú te detienes
me detengo,
si husmeas el redroviento
me disfrazo de flor
pero detrás de aquellos matorrales
donde irás a beber agua
te está esperando sonriente
mi guarida.

2 comentarios to “La persecución”

  1. jaime gonzalez tafolla said

    WOW¡ ES REALMENTE INSPIRADOR PODER LEER ESTAS OBRAS DE LITERATURA PARA NOSOTROS LOS PRINSIPIANTES ESCRITORES, ES UN IMPULSO QUE NOS ASERCA MAS A SEGUIR ESCRIBIENDO, ERES FABULOSO ALEJANDRO, QUIERO SER UN DIA COMO TU, O AL MENOS SIMILAR A TI PUES NINGUN TALENTO TIENE COMPARACION…………………………MIS MEJORES DECEOS PARA TI……DE JIMMY UN ESCRITOR DE POEMAS DE ALGUN LUGAR….BYE.

  2. ¡Qué hermoso poema maestro! Dan ganas de llamarse Teresa sólo para imaginar que puede una ser la musa de tan bellas palabras.
    Un saludo fraternal,

    Angélica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: