Alejandro Aura

Mis poemas y otros escritos.

Hospital Severo Ochoa

Posted by aura en Miércoles, 30 enero, 2008

Hay un recurso de último momento para evitar las agonías dolorosas y se aplica en muchos hospitales de España y supongo que del resto del mundo. Consiste en aplicarle al enfermo terminal, cuando el único diagnóstico posible es que ya no tiene regreso hacia la vida, unos sedantes que le eviten el dolor y lo ayuden a deslizarse por esa pendiente con menos sufrimiento. A veces lo piden los mismos enfermos; en ocasiones son los familiares quienes demandan esa última intervención médica, y supongo que también habrá casos en los que los propios médicos toman la iniciativa para evitarle al enfermo dolores, llamémosles improductivos puesto que ya no van a producir reacción vital alguna. Claro está que siempre queda la última sombra de la duda de si no habría recuperado el aliento vital antes del último soplo haciendo honor al enigma de la vida, pero ante la ciencia, que prefiere atenerse a la estadística, resulta demasiado especulativa esta posibilidad.

Hace más de tres años, el consejero de sanidad del entonces nuevo gobierno de la Comunidad de Madrid, del PP, lanzó una fuerte ofensiva contra los médicos de un hospital público, el Severo Ochoa, acusándolos de haber causado cuatrocientas muertes irregulares por medio de la sedación de pacientes. Lo curioso es que este funcionario hizo su apreciación y actuó a partir de un anónimo que recibió; no acudió a la comprobación pericial dentro del mismo gremio, no siendo él mismo médico sino funcionario, no presentó mayores pruebas que su dicho y aplicó su autoridad en despedir al responsable del área, el coordinador de urgencias del hospital y a otros médicos; procedió acto seguido a demandarlos ante la justicia y a hacer pública su acusación ante los medios.

La justicia, luego de que se hizo cargo, llegó a la conclusión, el año pasado, de que no eran cuatrocientos sino que viendo caso por caso se reducía considerablemente el cómputo y de que no había sustento legal para denominarlos homicidios, por lo que lo expedientó como mala praxis médica. Los médicos despedidos se inconformaron y exigieron que continuara la investigación hasta sus últimas consecuencias. Cosa que ya ocurrió; los resultados los exoneran e ignoran la acusación de mala praxis; es decir, los declaran inocentes de las acusaciones.

El funcionario que los acusó está ahora en otro puesto y el que lo sustituye dice que en todo caso quien los corrió tenía autoridad para correrlos. Por el momento están mirando para otro lado pero no tendrán más remedio que tomar el toro por los cuernos porque ya está en curso la contra demanda. Claro que un caso así es relevante, que la responsabilidad del gobierno es vigilar que la actividad profesional sea impecable en todos los campos y especialmente en el de la salud, y debe  actuar al menor asomo de duda; pero haber hecho caso de un anónimo y a partir de allí normar un criterio tan drástico como correr al responsable y acusar a la planta de médicos de cometer un montonal de asesinatos es algo que pone en entredicho la buena intención del funcionario o del gobierno al que representa. El caso no está del todo concluido y habrá que esperar las definiciones últimas. Lo bueno es que la justicia en España, aunque tenga leves caídas, es una institución sólida que cuenta con la confianza de la gente.

2 comentarios to “Hospital Severo Ochoa”

  1. Gerardo Martinez said

    En el campo de la administracion de la salud a nivel de gobierno, no es raro que apliquen las mismas reglas de amistad, leltades partidarias o conveniencias politicas para poner a la cabeza a gente que nada sabe, nada ha tenido que ver y ni idea puede tener de lo que es el campo de la salud pública. En Mexico no está lejos el recuerdo del primer “licenciado” que dirigió la Secretaria de Salud (Jose Antonio Gonzalez Fernandez), siendo que dicha Secretaria era el último bastión de dignidad y profesionalidad en el nombramiento de su director, habiendo sido dirigida siempre por gente destacada en el campo cientifico y clínico; hasta que llegó el neoliberalismo, y dicha secretaria se convirtió en lo mismo que todas las demás, un medio para la mediatización y acarreo de votos al partido del gobierno en turno. Por cierto, en México existe la CONAMED, órgano conciliador entre médicos y pacientes cuando hay alguna querella por supuesta malatención o negligencia, pero curiosamente dicho organismo es dirigido por un cuerpo de funcionarios médicos; ¿la iglesia en manos de Lutero no?.

  2. Paty Ordóñez said

    En este nuestro México Lindo y Querido, tenemos un problema para cada solución… por módicos tres mil seiscientos pesos, una puede acudir ante Notario Público a realizar lo que se ha dado por denominar “Testamento de vida o voluntad anticipada para llegar a una muerte digna”, incluso existe una iniciativa de “Ley de los Derechos de los Enfermos Terminales”… una ley chiquitita que sólo tiene 56 artículos… la mayoría para definir términos legales y médicos… muchos la llaman ley de la eutanasia… dudo mucho que la lleguen a publicar…

    Mejor deberían crear una institución en la que uno pudiera llegar, identificarse y decir:
    –Buenos días licenciado… mire usted, venía a molestarlo por que yo ya acabé de estar… ya me voy.
    –¿Ya lo pensó bien, señor(a)…?
    –Si, cómo no… pero de verdad… ya no me hallo… ya no me acomodo… ya me quiero ir…
    –Está bien… pase usted… pógase cómodo… ¿alguna otra cosita?
    –No gracias… le agradezco mucho.

    Y ya… nos vamos y ya… bueno… yo digo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: